Skip to main content

Organs and Tissues

Inmunidad en el intestino

El intestino grueso (colon) tiene una amplia microbiota residente, que consiste en al menos 1012 células por gramo de contenido luminal. Estos organismos, junto con la carga antigénica que entra con la dieta y el constante ataque de patógenos potenciales, hacen que el sistema inmunitario del intestino se encuentre con más antígenos que cualquier otra parte del organismo.

El equilibrio

Inmunidad en el pulmón

Los pulmones se encuentran diariamente con una enorme cantidad de partículas, potencialmente dañinas. Por ello, las células del sistema inmunitario en esta zona deben decidir si responden o no, aunque esta decisión puede no ser necesaria gracias a la existencia de barreras físicas y solubles. Las partículas grandes son depositadas en las regiones de la nasofarínge y amígdalas y eliminadas por fuerzas de inercia (estornudo y tos).

Inmunidad en las glándulas salivales

Nuestra lengua, labios, mejillas y paladar están repletos de pequeñas glándulas salivales. Los humanos cuentan además con cuatro grandes glándulas salivales llamadas parótida, submaxilarsubmandibular y sublingual. En conjunto, todas ellas funcionan produciendo y secretando la saliva, cuyos componentes son producidos por las células serosas y acinares que componen las glándulas. La saliva es posteriormente guiada a través de una red de conductos hacia la cavidad oral.

Trasplante de médula ósea

El trasplante de médula ósea (TMO) es una técnica muy utilizada en el tratamiento de cánceres hematológicos como linfomas, mieloma múltiple y leucemias mieloides o linfoblásticas. También tiene utilidad en el tratamiento de algunos tumores sólidos como cáncer de mama y carcinoma de células renales, y se está empezando a usar en el tratamiento de otras enfermedades no malignas.

Rechazo al trasplante: el paradigma de las células Th

Los trasplantes que proceden de un donante de la misma especie no relacionado genéticamente se denominan aloinjertos. El trasplante alogénico es considerado el último recurso para el tratamiento de fallo orgánico crónico. Aún a pesar de los avances en la preservación de órganos y técnicas de inmunosupresión, el principal problema son los rechazos. Estos ocurren a pesar de los análisis sanguíneos y de tejidos previos y suelen observarse en casi todos los receptores, aunque en distintos grados.