Skip to main content

Cells: Bite-sized Immunology

Células T cooperadoras foliculares

Las células T cooperadores foliculares (Tfh, por sus siglas en inglés) son un grupo especializado de células T CD4+ inicialmente identificadas en las amígdalas humanas. Juegan un papel importante en la inmunidad protectora ayudando a las células B a producir anticuerpos frente a patógenos invasores. Se localizan en los órganos linfoides secundarios (OLSs), incluyendo las amígdalas, el bazo y los nódulos linfáticos. Estos órganos contienen numerosos linfocitos, separados en zonas definidas de células T y B.

Células Th17

Las células T CD4 juegan un importante papel en el funcionamiento de un sistema inmunitario sano. Ayudan a las células B a producir anticuerpos, activan la capacidad de destrucción de microbios de los macrófagos y reclutan otras células a las áreas infectadas o inflamadas del organismo. Estas actividades se llevan a cabo a través de la producción de diversas citocinas y quimiocinas. Desde hace tiempo se sabe que las células T CD4+ naïve pueden diferenciarse en los subtipos Th1 y Th2 en función del ambiente proinflamatorio o antiinflamatorio, respectivamente.

Células T

T cells are so called because they are predominantly produced in the thymus. They recognise  foreign particles (antigen) by a surface expressed, highly variable, T cell receptor (TCR). There are two major types of T cells: the helper T cell and the cytotoxic T cell. As the names suggest helper T cells ‘help’ other cells of the immune system, whilst cytotoxic T cells kill virally infected cells and tumours.

Células T reguladoras (Tregs)

Como sugiere su nombre, las células T reguladoras (también llamadas Tregs) son linfocitos T que regulan o suprimen a otras células del sistema inmunitario. Las células Treg controlan las respuestas inmunitarias de partículas extrañas o propias (los antígenos) y ayudan a prevenir enfermedades autoinmunes.

Células NKT invariantes

Las células asesinas naturales invariantes (iNKT), también conocidas como células NKT clásicas o de tipo I, son una población de células T caracterizadas por expresar las cadenas αβ invariantes del receptor de células T (TCR) así como determinadas moléculas de superficie que también se encuentran en las células natural killer(NK).

Células Natural Killer

Las células natural killer (NK) representan uno de los tres grupos de linfocitos, aparte de las células T y B. A diferencia de ellos, pertenecen al sistema inmune innato y forman parte de la primera línea de defensa frente a un amplio rango de patógenos. En concreto, proveen protección frente a infecciones virales y bacterianas y ayudan a detectar y limitar el desarrollo de cánceres.

Mastocitos

Los mastocitos son células residentes de los tejidos, con una larga vida media y que juegan un importante papel en muchas reacciones inflamatorias, como la defensa frente a infecciones parasitarias y las reacciones alérgicas. Los mastocitos se encuentran en los lugares que sirven como barrera entre los tejidos y el exterior, como la superficie de las mucosas intestinal y pulmonar, la piel y rodeando los vasos sanguíneos.

Macrófagos

Los macrófagos son células especializadas en la detección, fagocitosis y destrucción de bacterias y otros organismos dañinos. Además, pueden presentar antígenos a las células e iniciar el proceso inflamatorio mediante la liberación de moléculas (llamadas citocinas), que activan otras células.

Figura 1. Macrófagos pulmonares teñidos con tinción de Wright-Giemsa.

 

Células T Gamma Delta (γδ)

Las células T gamma delta (γδ) son el prototipo de células T no convencionales, y representan sólo un pequeño porcentaje del total de células T en sangre periférica. Se caracterizan por la expresión de un receptor de célula T (TCR) heterodimérico, formado por las cadenas γ y δ. Este receptor las distingue de las células T clásicas, mucho mejor caracterizadas, cómo son las células T CD4+, o cooperadoras, y las células T CD8+, o citotóxicas, que expresan un TCR formado por las cadenas α y β. El mecanismo de selección (tímica) de las células T γδ es todavía, en gran parte, desconocido.

Eosinófilos

Los eosinófilos son una de las principales células efectoras del sistema inmunitario. Tienen un papel beneficioso dado que intervienen en la defensa frente a nematodos y otras infecciones parasitarias, entre otras Sin embargo, pueden también ser perjudiciales, al formar parte de la respuesta inflamatoria en los procesos alérgicos.

Pages