Skip to main content

Immune development

Activación de las células B y formación de centros germinales

Activación de las células B

Las células B se activan cuando su receptor de célula B (BCR) se une a antígenos solubles o unidos a membrana. Tras la unión, el BCR se activa, forma microagregados y se favorecen cascadas de señalización. Tras una fase de contracción, el microagregado forma una sinapsis inmunológica que permite la interacción estable entre células T y B para favorecer una señalización bidireccional activa.

Desarrollo de la célula T en el timo

Las células T se originan a partir de células madre hematopoyéticas de la médula ósea. Los progenitores de células T migran y colonizan el timo. Una vez ahí, donde se conocen como timocitos, sufren una serie de procesos de maduración que pueden identificarse en función de la expresión de distintos marcadores de superficie. La mayoría de las células en el timo dan lugar a células T αβ, aunque en torno a un 5% llevarán el receptor de célula T (TCR, por sus siglas en inglés) γδ.

Generación de células B y diversidad de los anticuerpos

Uno de los principales papeles que tienen las células B durante la respuesta inmunitaria es la producción de anticuerpos, moléculas capaces de reconocer y de unirse específicamente a proteínas provenientes de bacterias invasoras o de partículas virales. Esta unión puede prevenir la entrada del virus a las células, o ayudar a los fagocitos a identificar y destruir bacterias o virus.