Skip to main content

Replicación viral

Los virus son patógenos obligatorios intracelulares que no pueden replicarse sin la “maquinaria” y el metabolismo de la célula hospedadora. Aunque su ciclo de replicación difiere ampliamente entre las distintas especies y categorías, existen seis pasos básicos que son esenciales:

1. Unión. Las proteínas virales de la cápsida o de la envoltura lipídica interaccionan con los receptores específicos de la superficie de la célula hospedadora. Esta especificidad determina el rango de infección del virus (tropismo).

Yersiniosis

Yersinia enterocolitica es el agente causal de una forma de gastroenteritis denominada yersiniosis. A veces, puede simular una apendicitis, más grave que la producida por Y. pseudotuberculosis, que puede provocar ileítis terminal o linfadenitis mesentérica agudas. Con frecuencia, la yersiniosis se traduce en una regulación inmunitaria incorrecta que se manifiesta como artritis reactiva. Y. enterocolitica, a diferencia de otras yersinias patógenas, no se considera una verdadera zoonosis puesto que se transmite por el contacto o ingestión de productos animales contaminados.

Células T CD4+

Las células T CD4+ reconocen péptidos unidos a moléculas de MHC de clase II, las cuales se encuentran en las llamadas células presentadoras de antígeno (APCs). Se trata de una población celular con un importante papel en la respuesta inmunitaria adaptativa.

Células Th1/Th2

Receptores de quimiocinas en monocitos

Los receptores de quimiocinas son receptores acoplados a proteínas G que permiten a la célula responder a sus ligandos, las quimiocinas. La unión de éstas induce un cambio conformacional en su receptor, que induce señalización intracelular, lo que activa el movimiento quimiotáctico, un incremento de la avidez y afinidad de las integrinas y, en algunos casos, activación celular. La interacción entre los receptores de quimiocinas y sus ligandos es fundamental para el reclutamiento de las células a los lugares apropiados donde llevarán a cabo su función.

Quimiocinas: Introducción

Las quimiocinas son una familia de citocinas (pequeñas proteínas, secretadas por células, que modulan el sistema inmunitario) quimioatrayentes, que juegan un papel vital en la migración celular a través de las vénulas de la sangre hacia los tejidos y viceversa, y en la inducción del movimientos celular en respuesta a un gradiente químico (quimiocina) por un proceso denominado quimiotaxis (Figura 1).

Citocinas: Introducción

Para iniciar y coordinar una respuesta inmunitaria efectiva, se requiere un mecanismo por el cual los linfocitos, las células inflamatorias y las hematopoyéticas puedan comunicarse entre sí. Este es el papel de las citocinas. La citocinas constituyen una familia grande y diversa de pequeñas proteínas o glicoproteínas (en general menores de 30 kDa), descritas inicialmente por su función inmunomoduladora.

Péptidos de defensa del huésped

Los péptidos de defensa del huésped (PDH) se conocen también como péptidos antimicrobianos, ya que inicialmente fueron descritos como agentes antibióticos que actuaban sobre un amplio rango de bacterias, hongos y virus, aunque los estudios más recientes han demostrado que presentan también una función inmunomoduladora. La mayoría de PDH son catiónicos, lo que se considera responsable de su acción antimicrobiana, interaccionando con las membranas celulares de patógenos.

Inmunoglobulina A (IgA)

La inmunoglobulina A (IgA) es la primera línea de defensa frente a la infección, mediante la inhibición de la adhesión bacteriana y viral a las células epiteliales y la neutralización de las toxinas bacterianas y víricas, tanto intra- como extracelulares. La IgA también elimina patógenos o antígenos a través de la vía excretora mediada por IgA, donde los complejos inmunitarios formados con IgA son transportados a través de un proceso mediado por receptores poli-inmunoglobulina.

Receptores que reconocen patrones (PRRs)

 

El sistema inmunitario está equipado con receptores especializados en la detección de patógenos tales como bacterias o virus, que reciben el nombre de receptores que reconocen patrones (PRRs). Estas proteínas son un elemento clave en el sistema innato y se expresan fundamentalmente en células presentadoras de antígeno, como las células dendríticas y los macrófagos, aunque también se encuentran en otras células que pertenecen, o no, al sistema inmunitario.

Células B

El desarrollo temprano de las células B, así como el compromiso con la diferenciación del linaje de las células B ocurre a nivel del hígado fetal en la época prenatal, y se traslada a la médula ósea durante el resto de nuestras vidas. Las células B son el centro del sistema inmunitario adaptativo humoral y son responsables de producir inmunoglobulinas (Ig) específicas de antígenos (conocidas como anticuerpos), dirigidas frente a invasores patógenos.

Pages