Skip to main content

Células T reguladoras y parásitos: potencial terapéutico

Durante las últimas décadas ha quedado claro que las células T helper (Th) no pueden dividirse únicamente en Th1 y Th2. El redescubrimiento de las células T CD4+ reguladoras (Tregs) (a partir de estudios de células T supresoras que estaban archivados) y la reciente caracterización de las células Th17, ha aumentado la familia de células Th.

Terapia con células reguladoras

Macrófagos

Los macrófagos son células especializadas en la detección, fagocitosis y destrucción de bacterias y otros organismos dañinos. Además, pueden presentar antígenos a las células e iniciar el proceso inflamatorio mediante la liberación de moléculas (llamadas citocinas), que activan otras células.

Figura 1. Macrófagos pulmonares teñidos con tinción de Wright-Giemsa.

 

Tuberculosis

La tuberculosis (TB) en humanos está causada por la infección de Mycobacterium tuberculosis, un bacilo en forma de vara, no móvil y de crecimiento lento. Los últimos datos de la Organización Mundial de la Salud estiman que aproximadamente 8,8 millones de personas en todo el mundo han desarrollado TB activa, que han originado 1,45 millones de muertes.

Células T Gamma Delta (γδ)

Las células T gamma delta (γδ) son el prototipo de células T no convencionales, y representan sólo un pequeño porcentaje del total de células T en sangre periférica. Se caracterizan por la expresión de un receptor de célula T (TCR) heterodimérico, formado por las cadenas γ y δ. Este receptor las distingue de las células T clásicas, mucho mejor caracterizadas, cómo son las células T CD4+, o cooperadoras, y las células T CD8+, o citotóxicas, que expresan un TCR formado por las cadenas α y β. El mecanismo de selección (tímica) de las células T γδ es todavía, en gran parte, desconocido.

Eosinófilos

Los eosinófilos son una de las principales células efectoras del sistema inmunitario. Tienen un papel beneficioso dado que intervienen en la defensa frente a nematodos y otras infecciones parasitarias, entre otras Sin embargo, pueden también ser perjudiciales, al formar parte de la respuesta inflamatoria en los procesos alérgicos.

Colitis ulcerosa e infección por Trichuris

La enfermedad inflamatoria intestinal (EII) comprende un grupo de trastornos inflamatorios recidivantes crónicos e idiopáticos que afectan al tubo gastrointestinal. La EII representa fundamentalmente a dos enfermedades, la colitis ulcerosa y la enfermedad de Crohn. La colitis ulcerosa afecta mayoritariamente al colon mientras que la enfermedad de Crohn puede comprometer cualquier parte del intestino. La EII cursa con dolor abdominal, diarrea, rectorragia, estenosis o fibrosis.

Células dendríticas

Las células dendríticas (DCs, por sus siglas en inglés), llamadas así por sus proyecciones en forma de “árbol” o dendritas, son responsables de la iniciación de las respuestas inmunitarias adaptativas, y funcionan como “centinelas” del sistema inmunitario. Paul Langerhans, en 1868, fue el primero en describir DCs en piel humana, aunque creía que se trataba de células nerviosas cutáneas. Las DCs son leucocitos derivados de la médula ósea y el tipo más potente de célula presentadora de antígeno.

Virus: introducción

Un virus puede definirse sencillamente como un parásito obligatorio intracelular. Cada partícula vírica, o virion, consta de un único ácido nucleico (ARN o ADN) que codifica el genoma viral y que está rodeado de una cubierta proteica. Los virus sólo son capaces de replicarse en el interior de células vivas, ya sean bacterias, de animales o plantas. Pueden clasificarse en distintos órdenes y familias en función del tipo de ácido nucleico presente, si éste es de cadena simple o doble, y según la presencia o ausencia de envoltura.

Células T CD8+

Las células T CD8+ (citotóxicas), al igual que las T-helper CD4+, son generadas en el timo y expresan el receptor de células T (TCR). Se caracterizan por carecer de la molécula CD4 y de expresar el correceptor dimérico CD8, compuesto por una cadena CD8α y otra CD8β. Las células T CD8+ reconocen péptidos unidos a moléculas MHC de clase I, las cuales se encuentran en todas las células nucleadas.

Pages