Skip to main content

Células T

Original author: Tracy Hussell, Manchester University, UK
Updated by: Hannah Jeffery, University of Birmingham
Traducción: Jesús Gil, Würzburg, DE (SEI)

Debido a que se producen principalmente en el timo, estas células se designan con la letra T. Reconocen partículas extrañas (antígenos) a través del receptor de célula T (TCR), que se expresa en superficie y tiene una alta variabilidad. Existen dos grupos principales de células T: las T-helper y las T citotóxicas. Como podemos imaginar, las primeras “ayudan” a otras células del sistema inmunitario, mientras que las segundas matan células infectadas con virus o tumorales.

A diferencia de los anticuerpos, el TCR no puede unir antígeno directamente, sino que necesita que éste sea procesado en pequeños péptidos y “presentado” por las células presentadoras de antígeno (APC). Éstas poseen unas moléculas “presentadoras” llamadas complejo principal de histocompatibilidad (MHC). Existen dos tipos de MHC: el de clase I y el de clase II. El MHC de clase I presenta antígenos a los linfocitos T citotóxicos mientras que el MHC de clase II los presenta a las células T-helper.

La unión del TCR con la molécula de MHC cargada con el péptido antigénico es algo inestable, por lo que se requieren moléculas adicionales llamadas co-rreceptores. El correceptor CD4 (ver imagen inferior izquierda) se expresa en las células T-helper mientras que el correceptor CD8 (imagen inferior derecha) lo hace en los linfocitos T citotóxicos.

El TCR está formando por múltiples cadenas que aseguran la correcta transmisión de la señal a la célula T. El receptor puede ser alfa-beta o gamma-delta (dando lugar a las células T αβ o las células T γδ). A su vez, el receptor tiene unidas otras moléculas que, en conjunto, se denominan CD3. Estas son: dos cadenas épsilon, dos cadenas zeta, una cadena delta y otra gamma (importante: no confundir las moléculas gamma-delta de CD3 son las cadenas del receptor, ya que son entidades diferentes).

 

La versión en español ha sido coordinada por Jesús Gil-Pulido, responsable de redes sociales de la Sociedad Española de Inmunología, y ha sido posible gracias a miembros de la Sociedad Española de Inmunología (https://www.inmunologia.org/index.php). 

Células