Skip to main content

Receptores de quimiocinas en monocitos

Isabel Crane, Universidad de Aberdeen, Reino Unido
Traducción: Jesús Gil, Instituto de Biología Molecular, Mainz, Alemania

Los receptores de quimiocinas son receptores acoplados a proteínas G que permiten a la célula responder a sus ligandos, las quimiocinas. La unión de éstas induce un cambio conformacional en su receptor, que induce señalización intracelular, lo que activa el movimiento quimiotáctico, un incremento de la avidez y afinidad de las integrinas y, en algunos casos, activación celular. La interacción entre los receptores de quimiocinas y sus ligandos es fundamental para el reclutamiento de las células a los lugares apropiados donde llevarán a cabo su función.

Los monocitos, que se derivan de progenitores mieloides de la médula ósea, circulan por la sangre. Son importante en las respuestas inflamatorias y se diferencian a macrófagos o células dendríticas (DC, por sus siglas en inglés) bajo ciertas circunstancias. Se han identificado dos subpoblaciones principales de monocitos en ratones, basadas en la expresión de Ly6C y los receptores de quimiocinas CCR2 y CX3CR1. La población más abundante en estado basal es Ly6C+, CCR2high, CX3CR1low, seguida de Ly6C-CCR2low, CX3CR1high. Estas poblaciones se corresponden fenotípicamente con las que se encuentra en sangre humana, CD14++, CD16-, CCR2high, CX3CR1low (clásica), y CD14+, CD16++, CX3CR1high, CCR2low (no clásica), respectivamente. Sin embargo, en humanos también aparece una tercera población, CD14++, CD16+, CX3CR1high, CCR2low (intermedia).

En ratones, la población CCR2high se conoce como inflamatoria y es el subgrupo predominante reclutado a los sitios de inflamación. CCR2 es un receptor importante para este reclutamiento. Sin embargo, los monocitos CCR2high, en función de las señales del ambiente, puede diferenciarse en los tejidos en distintos subtipos de macrófagos o DCs con características pro- o antiinflamatorias. CCR2 es también importante para la liberación de monocitos CCR2+ desde la médula ósea en respuesta a CCL2, producida por las células del estroma (Figura 1).

Figura 1. CCR2 es importante para liberar monocitos desde la médula ósea. Se ha sugerido que esto ocurre tras la desensibilización de otro receptor de quimiocinas, CXCR4, que normalmente retiene a los monocitos en la médula ósea vía CXCL12.

 

Los monocitos CX3CR1high, tanto en ratones como en humanos, son capaces de adherirse y rodar a través del lado luminal del endotelio vascular gracias a CX3CR1 y LFA- independientemente de la dirección del flujo sanguíneo. CX3CR1 también provee señales de supervivencia. Se les conoce como monocitos “patrulla”, y tienen la capacidad de rodar por grandes zonas de la vasculatura, lo que les permite funcionar como “vigilantes”, eliminando células muertas, ingiriendo micropartículas y escaneando señales en busca de cualquier estímulo inflamatorio. Pueden reclutar neutrófilos e interaccionar con otras células del sistema inmunitario. Con ciertos estímulos pueden extravasar rápidamente el tejido y convertirse en inflamatorios (Figura 2).

Figura 2. Tanto los monocitos “patrulla” CX3CR1high como los monocitos circulantes CCR2high pueden ser reclutados a los sitios de inflamación.

 

El reclutamiento de monocitos se puede ver influenciado por la expresión de otros receptores de quimiocinas, como CCR1 y CCR5. La importancia relativa de estos receptores parece depender del microambiente particular que prevalezca en el sitio de inflamación.

 

La versión en español ha sido coordinada por Jesús Gil-Pulido, responsable de redes sociales de la Sociedad Española de Inmunología, y ha sido posible gracias a miembros de la Sociedad Española de Inmunología (https://www.inmunologia.org/index.php)

© The copyright for this work resides with the BSI