Skip to main content

Migración de células dendríticas

Simon Milling, Universidad de Glasgow, Reino Unido
Traducción: Jesús Gil, Instituto de Biología Molecular, Mainz, Alemania

Introducción

Las células dendríticas (DCs, por sus siglas en inglés) (ver nota a pie de página) están repartidas por tres localizaciones en todo el organismo. Están presentes como células “inmaduras” en los tejidos periféricos, especialmente aquellos que están expuestos al medio externo, como la piel, los pulmones y el intestino. También se encuentran en los tejidos linfoides, como los nódulos linfáticos y el bazo. Para llegar hasta estos lugares, las DCs viajan a través de la sangre o a través de los vasos linfáticos. Su principal función es la de interaccionar con linfocitos y estimularlos, ya sea para iniciar o mantener una respuesta inmunitaria frente a patógenos, o para prevenir respuestas frente a proteínas extrañas inocuas (como la comida o las bacterias comensales del intestino). En los tejidos linfoides, las DCs pueden existir en un estado inmaduro o maduro. A diferencia de las células T o B, muy pocas DCs migran fuera de los nódulos linfáticos o el bazo; la gran mayoría mueren en el tejido linfoide unos días después de su llegada. Para entender el proceso de migración de las DCs, y su función, es de ayuda considerar el comportamiento de las células en ausencia de inflamación y después de que el sistema inmunitario haya sido estimulado por una infección u otro evento patogénico.

Migración de las DCs en estado de reposo

En ausencia de inflamación, muchas DCs, en forma de precursores, migran a través de la sangre directamente al bazo y a los nódulos linfáticos. Estos precursores pueden también migrar a los tejidos periféricos, donde pueden residir varios días antes de viajar a través de la linfa a los nódulos linfáticos locales (Figura 1). Las DCs que migran a través de esta última vía, son capaces de llevar proteínas, captadas en los tejidos, y “presentarlas” a las células T en los nódulos linfáticos para estimular o inducir tolerancia. Las células T tolerogénicas no responden a los antígenos que les fueron presentados cuando se los vuelven a encontrar gracias a mecanismos de tolerancia periférica.

Figura 1. Rutas de migración de DCs en estado de reposo y sus precursores.

 

Migración de las DCs durante la inflamación

Cuando se activa el sistema inmunitario por una infección o por otro estímulo inflamatorio, las funciones de las DCs cambian. En este contexto, algunas migran desde la sangre y los tejidos y sufren un proceso de “maduración”. Las DCs maduras expresan altos niveles de moléculas de coestimulación en su superficie, son capaces de activar células T naive y juegan un papel central en la iniciación de respuestas de tipo T y B, por lo que son muy importantes en la defensa frente a patógenos, y para la generación de memoria inmunológica. También pueden expresar citocinas, como IL-12 e IL-23, que ayudan a polarizar células T naive.

 

La versión en español ha sido coordinada por Jesús Gil-Pulido, responsable de redes sociales de la Sociedad Española de Inmunología, y ha sido posible gracias a miembros de la Sociedad Española de Inmunología (https://www.inmunologia.org/index.php)  

© The copyright for this work resides with the BSI

Desarrollo inmunitario